Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

24 horas en Munich

Munich, aparte de ser la capital de Bavaria, es la tercera ciudad más grande de Alemania. Sin lugar a dudas también es uno de mis destinos favoritos para visitar… ¡Y para vivir! ¿No me crees? Viví en Munich durante 8 años y todavía se me saltan las lágrimas al hablar de “die Weltstadt mit Herz” (una ciudad cosmopolita con corazón) ¿Por qué tanta emoción por mi parte?, te preguntarás. Pues por su mezcla de modernidad y tradición, por la cantidad de terrazas y jardines para disfrutar de tomar unas cervezas con amigos, por sus tumbonas a lo largo del río Isar (en las que por cierto me pasé innumerables tardes de verano…).

Si puedes, no restrinjas tu visita a 24 horas: quédate unos cuantos días en Munich… O unas cuantas semanas. Pero si solo tienes un día en tus manos para conocer Munich, sigue este plan y aprovecharás la visita al máximo:

9.00: SALCHICHAS PARA DESAYUNAR

Empieza el día con un original “Weißwurst Frühstück“ en uno de los mejores parques de Munich, Hirschgarten. Aunque quizás no para desayunar, pero también es un excelente sitio para tomar cerveza al aire libre.
Si desayunar salchichas no es lo tuyo, te recomiendo que vayas a uno de los siguientes barrios: Haidhausen, Neuhausen o Schwabing. Entra en uno de sus múltiples cafés de vanguardia, pídete un capuccino y carga pilas para el día que te espera. No vas a parar.

10.00: HORA DE EXPLORAR…

¡Empieza el turismo! Comienza en Karlsplatz (también conocida en Munich como Stachus) y camina hasta Marienplatz. Hazte con unos cuantos souvenirs en el camino, y casi sin darte cuenta habrás llegado a la catedral de “Frauenkirche”, uno de los monumentos más famosos de la ciudad. Si tienes tiempo, vete dentro y echa un vistazo a la “marca del diablo”, en el hall de entrada.

11.00: SIGUIENTE PARADA: MARIENPLATZ

Apúrate y llega a Marienplatz a las 11 en punto, para no perderte el tradicional sonido de las campanadas “Glockenspiel”. En Marienplatz tampoco dejes de contemplar Mariensäule, una estatua de la Virgen María, que desde la Guerra de los 30 años -en el siglo XVII- es símbolo de fe y espereza.
Dato curioso: En Marienplatz es donde el Bayern de Munich celebra las victorias de sus títulos.

12.00: CONTINUAMOS DE TURISMO

Gira a la izquierda a Marienplatz y camina hasta Odeonsplatz, donde encontrarás muchas de las atracciones más famosas de Munich: la iglesia barroca Theatinerkirche, Feldherrnhalle (una copia de la famosa Loggia dei Lanzi de Florencia), y Residenz, el castillo dentro de los límites de una ciudad más grande de Alemania, y donde se encuentran los tesoros de los reyes Bávaros.

13.00: COMIDA Y RELAX

¡Hora de cargar las pilas otra vez! O lo que es lo mismo, ¡hora de comer! Mi propuesta: vete al Jardín Inglés (uno de los parques urbanos más grandes del mundo), y tómate un sandwich bajo el sol mientras contemplas a los surferos (sí, ¡surferos en medio de un parque!) de Eiskanal. Otra opción es que vayas al mayor jardín de cerveza de Munich, Torre China, y pruebes el Schweinsbraten (cerdo con dumblings y repollo). Si tienes sed, acompáñalo con una cerveza “Maß” de litro.

14.30: PARQUE OLYMPIA

Coge el metro a “Olympiapark”. Busca las oficinas centrales de BMW y visita el Museo Mundial de BMW. Tampoco te pierdas el Parque Olympia, construido para las Olimpiadas de Munich 1972 (justo al lado). Asimismo, en las inmediaciones encontrarás una zona para caminar, perfecta para bajar la comida.

17.00: RELÁJATE EN SCHWABIG

Vuelve al centro de la ciudad, en concreto a la zona de Schwabing, llena de bares y restaurantes. Si quieres ir a tiro fijo, mi lugar favorito para tomar una cerveza es el Park Café (se encuentra en un pequeño parque, cerca de Stachus).
Pero si lo que quieres es integrarte con la gente local, el mejor plan es ir a una de las terrazas de Allianz Arena a la hora de la retrasmisión de uno de los partidos del Bayern de Munich.

20.00: VIDA NOCTURNA

En Munich no te faltarán opciones para salir por la noche. Por nombrar solo un par de discotecas/pubs nocturnos: el 089 y Pascha. Los clubs suelen ser bastante estrictos con el código de vestimenta, así que arréglate y deja las zapatillas en casa (y es que los alemanes no dieron a la ciudad de Munich el sobrenombre de“Schicky Mickys”, algo así como arrogante y altiva, sin motivo).

Si te gusta la exclusividad a la hora de salir, puedes ir al club P1, donde te codearás con jugadores de fútbol, millonarios y actores.

PD: Si visitas Munich a finales de Septiembre tu itineario es aún más fácil: ¡simplemente tienes que pasarte el día entero en el Oktoberfest!

¡Que pases un buen día en Munich!

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes

10 razones para amar Toronto
10 joyas ocultas de Oxford