Medio Oriente

Promedio EF EPI: 44,60 Población: 411.788.402 INB per cápita: $13,139.97

Listos para el cambio

Las culturas de Oriente Medio, que antaño estuvieron al frente de la ciencia, la literatura y el comercio, se sitúan hoy más al margen de la producción económica y la investigación de primer orden. Con todo, es posible que se produzca un cambio en la región.

La mitad de la población de Oriente Medio es menor de 30 años y está claro que el sector público no puede permitirse contratarlos a todos. Asimismo, los países con vastos recursos de petróleo y gas entienden que las economías basadas en los combustibles fósiles serán pronto cosa del pasado. En las últimas dos décadas, estos países han invertido más en educación, una decisión acertada si se tiene en cuenta la juventud de la población.

Oportunidades de la juventud

Los estados del Golfo han transformado sus sistemas de educación superior a lo largo de las últimas dos décadas. Entre otras reformas, los líderes gubernamentales han suavizado el sistema de monopolio de las universidades públicas y están respaldando instituciones privadas que traen al país a académicos formados en Occidente y que ofrecen cursos en inglés. Las autoridades de los EAU y Catar también han invitado a las universidades occidentales de élite a que abran campus satélites en sus países. Esta competencia ha obligado a las universidades públicas a reformarse, a occidentalizar sus planes de estudio y a adoptar la enseñanza en inglés de algunos programas de estudios.

#70 de 100 países o regiones  E.A.U.

Niveles de aptitud: Muy bajo
Clasificación EF EPI: 48,19

Ver perfil
#75 de 100 países o regiones  Jordania

Niveles de aptitud: Muy bajo
Clasificación EF EPI: 47,21

Ver perfil
#80 de 100 países o regiones  Qatar

Niveles de aptitud: Muy bajo
Clasificación EF EPI: 46,79

Ver perfil

Resultados decepcionantes

Desafortunadamente, el avance en la enseñanza de las competencias básicas a los niños ha sido más lento. Numerosos países se han visto obligados a implantar programas para apoyar la transición de los alumnos de secundaria a la universidad. Los índices de alfabetización se han incrementado con rapidez en toda la región, pero según el informe PISA más reciente, los jóvenes de 15 años de los tres países participantes de Oriente Medio (Jordania, Catar y los EAU) obtuvieron los resultados más bajos en lectura, matemáticas y ciencias. Según las últimas evaluaciones del TIMSS de los alumnos de cuarto de primaria en las asignaturas de matemáticas y ciencias, ocho de los once países con la puntuación más baja estaban en Oriente Medio. Nuestros datos indican la misma realidad: el dominio del inglés en la región es, con diferencia, el menor de todas las regiones del mundo.

En cierto sentido, resulta sorprendente que el conocimiento del inglés no sea mayor. Oriente Medio es muy diverso: en la mayoría de los países de la región, más del 30 % de la población ha nacido en el extranjero. Aunque una parte de esos inmigrantes hablan árabe cuando llegan, muchos no lo hablan. Además, en los EAU y Arabia Saudí hay casi un millón de alumnos matriculados en colegios privados de primaria con enseñanza en inglés, lo que representa un 20 % del total de los alumnos que estudian en colegios internacionales en todo el mundo. Muchas instituciones de educación superior de los estados del Golfo imparten algunos o todos sus cursos en inglés. Además, las becas estatales han enviado a más de 200.000 estudiantes universitarios a formarse a EE. UU. o Reino Unido. Sin embargo, el nivel medio de inglés en la región sigue siendo bajo.

Los desafíos del futuro

En algunos países, el problema parece radicar en el acceso desigual a los recursos educativos de inglés. Según nuestros datos, las poblaciones de Dubái y Teherán, por ejemplo, tienen un nivel de inglés muy superior al de la población total de sus respectivos países. La población de Arabia Saudí está esparcida por un inmenso territorio de desarrollo desigual, lo que implica diferentes niveles de acceso a la enseñanza del inglés en las escuelas. Es verdad que es difícil poder asignar profesores de inglés cualificados en cada escuela, especialmente cuando el número de adultos que hablan inglés es tan reducido, pero otros países de gran tamaño, como es el caso de China, se han enfrentado al mismo problema. La contratación de profesores extranjeros es la solución preferida por muchas escuelas y universidades privadas en Oriente Medio. No obstante, formar a profesores autóctonos expertos en inglés sería una solución más viable.

En otros países, la llegada de un gran número de refugiados ha puesto a prueba el sistema educativo, al tener que reasignar recursos a la provisión de servicios básicos. Más de un millón de afganos viven en Irán y más de dos millones de palestinos y un millón de sirios viven en Jordania, un país con menos de 10 millones de habitantes. Ciertos países han visto mejorar su nivel de inglés a pesar de los conflictos que sufren: Irak, que está resurgiendo tras la agitación de estas últimas dos décadas, es el país de esta región que más ha mejorado su nivel de inglés.

Economías frágiles, conflictos persistentes y una dependencia extrema del empleo público son algunos de los desafíos a los que se enfrentan los países de Oriente Medio que quieren dotar a sus jóvenes de las habilidades necesarias para el mercado laboral global. Si se logra superar estos desafíos, se podría transformar la región. Mejorar su bajo nivel de inglés será parte fundamental de esta transición. Queda por ver si esta se puede llevar a cabo gradualmente, teniendo en cuenta las tensiones en la región y el cambiante mercado energético mundial.

Brecha Entre Sexos

Por otro lado, este año se ha detectado la aparición de una brecha por sexo de notable importancia en la región. A pesar de que las mujeres representan más del 50 % de los universitarios en cada país de la zona, tienen muchas menos probabilidades de trabajar tras graduarse, lo que significa que tendrán pocas oportunidades de poner en práctica el inglés aprendido.

Brecha Generacional

Igualmente, Oriente Medio presenta una diferencia relativamente reducida entre las puntuaciones de los distintos grupos de edad. Desafortunadamente, estos datos sugieren que las escuelas no enseñan el inglés mejor que en épocas pasadas, ya que tanto los jóvenes de entre 18 y 20 años como los de 21 a 25 años han obtenido puntuaciones muy inferiores. De hecho, al igual que ocurre en América Latina, los jóvenes graduados de Oriente Medio hablan inglés casi al mismo nivel que los adultos mayores de 40 años.

  • Promedio

Leer acerca de otras regiones

Europa

El dominio del inglés en los países situados a los márgenes del continente europeo sigue quedándose atrás.

Ver perfil

Asia

Incluso los países más ricos de Asia van a la zaga de Europa en la financiación de la formación de adultos fuera del lugar de trabajo.

Ver perfil

América Latina

Tras años de estancamiento, los planes para mejorar el nivel de inglés están tomando impulso en América Latina.

Ver perfil

África

Un mejor conocimiento del inglés contribuiría a que los inversores extranjeros y sus socios africanos pudieran llegar a establecer unos contratos más transparentes y una cooperación más fluida.

Ver perfil