Asia

Promedio EF EPI: 53,00 Población: 4.601.371.198 INB per cápita: $4,681.54

Áreas de mejora

Durante décadas, Asia ha sido la fábrica del mundo y propulsaba el desarrollo económico de toda la región. Aun así, la transición de la fabricación de mercancías a un crecimiento basado en el conocimiento va a requerir una mejora del nivel de inglés.

A pesar de una importante inversión en la enseñanza del inglés, tanto en el sector público como en el privado, la media del nivel de inglés de Asia se ha mantenido estable durante los últimos cinco años. Ahora bien, dicha media esconde una diversidad sustancial: Asia es la región con la mayor variedad de niveles de dominio del inglés, desde Singapur (con una puntuación de 66,82) a Kirguistán (con una puntuación de 41,51). Este año, en la media regional ponderada por población, la mejora de China ha contrarrestado los descensos de la mayor parte de los demás países.

La transformación de la enseñanza del inglés

Cuarenta años después de que China se abriera a la inversión extranjera y a la empresa privada, la transformación del país ha sido notable. Dos tercios de la reducción mundial de la pobreza desde 1990 han tenido lugar en China. Desde 2000, la prioridad de China ha pasado a ser el desarrollo de una comunidad científica de primer orden y el fomento del poder blando en el extranjero. Al reconocer que el dominio del inglés es clave para alcanzar dichos objetivos, China ha expandido la enseñanza del inglés en los centros educativos de todo el país, ha propiciado la transición de un aprendizaje basado en la memorización a uno basado en la comunicación, ha reformado el mecanismo de evaluación nacional, ha incentivado la repatriación de los talentos chinos formados en el exterior y ha invertido en la transformación de sus universidades más destacadas en instituciones de investigación de primera categoría que publican en las revistas más selectas de habla inglesa. Pocos líderes políticos pueden ejercer este tipo de planificación y control a largo plazo en sus países. Con todo, los pilares de la estrategia de China ofrecen un modelo, sujeto a imitación, de cómo las reformas políticas y la inversión selectiva pueden mejorar el dominio del inglés de un país.

#5 de 100 países o regiones  Singapur

Niveles de aptitud: Muy alto
Clasificación EF EPI: 66,82

Ver perfil
#40 de 100 países o regiones  China

Niveles de aptitud: Medio
Clasificación EF EPI: 53,44

Ver perfil
#53 de 100 países o regiones  Japón

Niveles de aptitud: Bajo
Clasificación EF EPI: 51,51

Ver perfil

No solo para niños

Las poblaciones de algunos de los países más grandes de Asia están envejeciendo con rapidez. En Japón, por ejemplo, el 28 % de los habitantes tienen más de 65 años. Este cambio demográfico ha llevado al Gobierno japonés a alentar a los adultos más mayores a jubilarse más tarde. Ahora bien, si se desea que dichos empleados experimentados sigan siendo productivos en un entorno laboral que cambia con velocidad, se les debe facilitar una formación de adultos ampliada en la que se incluya el aprendizaje del inglés. Dicha necesidad se hace notar especialmente en Japón, donde el dominio del inglés ha ido empeorando durante años, incluso cuando la economía se ha estancado y el comercio mundial está desplazándose a otros puntos de Asia.

Incluso los países más ricos de Asia van a la zaga de Europa en la financiación de la formación de adultos fuera del lugar de trabajo. Este descuido provocará una situación inviable. Con una fuerza de trabajo que va envejeciendo y una tolerancia limitada a la inmigración, países como Japón y Corea del Sur necesitan alentar a aquellos que ya están trabajando para que mejoren sus competencias. Las ventajas no solo se encuentran en el ámbito profesional: algunos estudios sugieren que la formación permanente previene la demencia.

Áreas de oportunidad

El dominio del inglés en Asia central es notablemente menor que el del resto de la región, en parte porque el ruso es la segunda lengua que se enseña con mayor frecuencia en la escuela. Aun así, la región está empezando a virar hacia el comercio internacional, incluso con socios fuera de la órbita de las repúblicas postsoviéticas. Kazajistán, en concreto, ha aumentado su implicación con China a través de proyectos con tanta visibilidad como el Nuevo Puente de Tierra de Eurasia, dentro de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda. En 2018, el presidente Nursultan Nazarbayev anunció que se habían firmado acuerdos para llevar a cabo 51 proyectos sinokazajos y que ya estaban funcionando 1.200 empresas conjuntas. A medida que Asia central continúe abriéndose al comercio mundial, necesitará cada vez más angloparlantes.

En Camboya, Tailandia y Sri Lanka, el poco dominio del inglés dificulta el acceso a los empleos del sector turístico, que representa al menos un 10 % de la economía. Gracias a sus bajos salarios y a la belleza de sus paisajes, estos países están atrayendo a más de 38 millones de visitantes al año. Dichos visitantes se concentran principalmente en complejos turísticos. A fin de expandir la riqueza de manera más igualitaria a diferentes regiones y abrir los empleos del sector turístico a más gente que desee acceder a ellos, la escuela tiene que mejorar la enseñanza del inglés para todos los estudiantes.

Por otra parte, los sistemas educativos de la India y Pakistán se enfrentan a desafíos estructurales que trascienden la enseñanza del inglés. Uno de cada 13 niños sin escolarizar en el mundo vive en Pakistán. Un estudio reciente de la India descubrió que solo el 27 % de los estudiantes de tercero de primaria sabía hacer restas de dos dígitos y que el 38 % no sabía leer palabras sencillas. El hecho de que muchas escuelas de ambos países utilicen el inglés como lengua de enseñanza, a pesar de que la mayoría de los estudiantes no lo hablan, agrava esta situación. Entre otras reformas, los legisladores de dichos países deben garantizar que la enseñanza se imparta en la lengua nativa de estos estudiantes. A largo plazo, esta política facilitaría el aprendizaje del inglés y mejoraría la comprensión de las asignaturas obligatorias.

Las economías asiáticas se han desarrollado de manera extraordinaria durante las últimas décadas, un desarrollo que ha sido liderado por personas que han forjado conexiones globales y han levantado compañías multinacionales de gran solidez. A medida que los países asiáticos vayan expandiendo el sector servicios y los sectores basados en el conocimiento y que la floreciente clase media de la región exija más oportunidades, se hará fundamental ofrecer una enseñanza del inglés de calidad a un segmento más amplio de la población. En muchos casos, esto supondrá mejorar la enseñanza del inglés en las escuelas. En algunos contextos, la formación de los adultos tiene casi la misma importancia.

Brecha Entre Sexos

En Asia, de media, tanto hombres como mujeres hablan inglés casi exactamente igual. Ahora bien, las brechas por sexo pueden ser muy marcadas en cada país. La mitad de los territorios asiáticos evaluados este año muestra una brecha por sexo de un punto o más. En Afganistán y Maldivas, las mujeres superaron a los hombres con una diferencia de dos puntos como mínimo. En Malasia, en cambio, los hombres fueron los que superaron a las mujeres por un margen significativo.

Brecha Generacional

Todos los grupos de edad tienen una puntuación menor que la del año pasado, a excepción de los adultos de entre 26 y 30 años. Como ocurre en Europa, actualmente son los profesionales de dicha franja de edad los que mejor dominan el inglés en general.

  • Promedio

Leer acerca de otras regiones

Europa

El dominio del inglés en los países situados a los márgenes del continente europeo sigue quedándose atrás.

Ver perfil

América Latina

Tras años de estancamiento, los planes para mejorar el nivel de inglés están tomando impulso en América Latina.

Ver perfil

África

Un mejor conocimiento del inglés contribuiría a que los inversores extranjeros y sus socios africanos pudieran llegar a establecer unos contratos más transparentes y una cooperación más fluida.

Ver perfil

Medio Oriente

En algunos países, el problema parece radicar en el acceso desigual a los recursos educativos de inglés.

Ver perfil