El inglés y la economía

Una lengua franca reduce el coste de las transacciones a través de las fronteras: cuanto más extendido está el uso del inglés, más se ahorra económicamente. Aunque existen pruebas que demuestran que el ritmo de la globalización está disminuyendo, el comercio internacional es parte importante de la economía mundial: las exportaciones generan alrededor del 20 % de la producción económica mundial. Nuestro informe constata que la facilidad para hacer negocios está relacionada con el dominio del inglés de un país, una relación que también se da entre el hecho de hablar inglés y diversos indicadores relacionados con la logística.

Desarrollo del capital humano

Para las economías de todo el mundo, un buen dominio del inglés guarda relación con un mayor producto interior bruto, mayores ingresos netos y una productividad superior (Gráfico C). Conviene aclarar que no existen pruebas de que este éxito económico esté fomentado por un buen dominio del inglés. Sin embargo, la compleja relación entre competencias lingüísticas y crecimiento económico —por un lado, una mayor riqueza facilita más formación en inglés, y por otro, las competencias en inglés contribuyen a que las economías sigan siendo competitivas— subraya el papel que el inglés puede jugar en esquemas más amplios de crecimiento económico.

En los países en vías de desarrollo, la transición hacia una economía basada en el conocimiento exige la construcción tanto de infraestructuras como de una fuerza de trabajo competente que sea capaz de ofrecer servicios en el ámbito internacional. En los últimos 30 años, muchos países emergentes han acortado distancias con los países más ricos gracias a la fabricación de mercancías. Puesto que dichas oportunidades se están agotando, estos países deberán centrarse más en la educación, tanto infantil como de adultos, si desean aprovechar las oportunidades del comercio internacional y desarrollar el sector servicios. Igualmente, hemos hallado una correlación entre los niveles de desarrollo del capital humano de un país y su dominio del inglés (Gráfico D).

Servicios a distancia

Los servicios representan una parte creciente de la actividad económica mundial. Sin embargo, son más difíciles de exportar que las mercancías. A cualquier lugar se pueden exportar iPhones, pero no contables. El dominio del inglés está relacionado con las exportaciones de servicios de un país y con el valor añadido por trabajador del sector servicios. Aumentan la complejidad y la sofisticación de los intercambios económicos y, con ellas, también la demanda de competencias lingüísticas. Cada vez más programas de MBA exigen hablar inglés con fluidez y un segundo idioma, cuando no un tercero.

Confíe en mí, hablo inglés

Hablar la misma lengua que un socio comercial no es únicamente una necesidad técnica, sino también una base sobre la que construir la confianza. Dicha confianza se refleja en los datos: el economista Pankaj Ghemawat estima que los países que comparten un mismo idioma tienen un 42 % más de relaciones comerciales entre sí que si no compartieran una lengua común. Aunque la tecnología y la inteligencia artificial serán cada vez de mayor ayuda en la traducción rutinaria, estamos aún lejos de poder contar con un motor lingüístico que pueda comprender los matices culturales de la comunicación cotidiana entre seres humanos.

Las firmas multinacionales actuales, lejos del ambiente empresarial exclusivamente anglosajón, deplorado por los proteccionistas lingüísticos, interactúan en un paisaje lingüístico diverso. Es cierto que hay una campaña para que se emplee el inglés por ser el modo de comunicación más rápido y barato entre los hablantes de distintos idiomas, pero la inversión en otras lenguas es también alta. De acuerdo con los organismos nacionales para el fomento de las lenguas, hay al menos 150 millones de personas en el mundo que estudian actualmente francés, español o chino como lengua extranjera. Aprender los idiomas nativos de sus socios le granjeará su total confianza.

Gráfico C: El inglés y la productividad

Productividad laboral (USD por hora trabajada) Clasificación EF EPI Fuente: Instituto Cato, 2017

Gráfico D: El inglés y el capital humano

Índice de Desarrollo del Capital Humano Clasificación EF EPI Fuente: Banco Mundial, 2018

Hablar inglés da buenos resultados

Queda patente una correlación positiva entre el dominio del inglés y diversos indicadores de desarrollo humano y económico, como el ingreso neto ajustado per cápita

Clasificación EF EPI Fuente: Banco Mundial, 2017