Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

5 razones por las que Ciudad del Cabo es la mejor ciudad

5 razones por las que Ciudad del Cabo es la mejor ciudad

Hay pocos lugares en el mundo que ofrezcan algunas de las mejores cosas de la vida en un paquete tan fabuloso y tan fácilmente accesible: una naturaleza espectacular, una historia interesante, aventuras increíbles, buena comida y buen vino, y una de las faunas más emocionantes del mundo. Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, tiene precisamente todo eso.

A continuación, te cuento por qué mi voto para la mejor ciudad del mundo va para Ciudad del Cabo, y por qué creo que deberías reservar un vuelo para ir allí cuanto antes. O al menos nada más que acabes de leer este artículo.

1. Una naturaleza impresionante

En cualquier lugar en que te encuentres de Ciudad del Cabo o sus alrededores, no tienes más que levantar la vista para ver la magnífica Montaña de la Mesa. De 1100 metros de altitud, domina el horizonte de la ciudad y es, sin duda alguna, el lugar emblemático más famoso de Ciudad del Cabo. Si alguna vez te cansas de verla desde abajo, sube a la montaña para admirar las vistas desde otra perspectiva. Puedes subirte al teleférico para disfrutar de una agradable subida o tomar uno de los senderos que van hasta la cima, de 3 a 10 kilómetros de recorrido.

Justo enfrente de la Montaña de la Mesa, se encuentra la Cabeza de León, a 670 metros sobre el nivel del mar. Hay 5 kilómetros de caminata hasta la cima; buenas vistas con poco esfuerzo. ¿Quieres algo más de adrenalina? Programa un vuelo en parapente con monitor desde la cima y vuela sobre la ciudad, por la costa y de vuelta.

2. Una historia rica y cruda

Robben Island, donde estuvo encarcelado el activista de los derechos civiles más famoso de Sudáfrica, Nelson Mandela, es un lugar de visita obligada. Utilizada como penitenciaría por los holandeses, el gobierno sudafricano de la época del apartheid usó la prisión para encarcelar a activistas políticos y civiles que se oponían al gobierno. Durante el recorrido por el recinto se puede visitar la celda en la que Mandela pasó 18 años de su vida. Al pasear por el exterior se ve el emblemático perfil urbano de Ciudad del Cabo, inquietantemente inalcanzable.

Ya de vuelta en el centro de la ciudad, puedes saber más sobre los padecimientos y tribulaciones de lo que fue una vez el alma de la ciudad, el Distrito Seis. Aunque ahora nada destaque mucho en este lugar, antes era un floreciente barrio y el hogar de más de 60 000 comerciantes e inmigrantes. Bajo la ley del apartheid, el Distrito Seis se convirtió en un sector solo para blancos y en 1968 desalojaron familias a la fuerza y las reubicaron a más de 25 kilómetros de distancia, en las Cape Flats. Hacer una visita a pie por esta zona, actualmente desocupada, con guías que en 1968 estaban entre los desalojados, te da una perspectiva muy real y cruda sobre lo que fue la vida en la ciudad durante décadas. No dejes de visitar el Museo del Distrito Seis para saber más sobre cómo era la vida en aquella zona.

3. Actividades de aventura por todas partes

La aventura forma parte del ADN de esta ciudad. Puedes hacer surf, senderismo y sobrevolar en parapente las montañas, todo en el mismo día. Y, si eres muy, muy valiente, puedes sumergirte en una jaula rodeado de grandes tiburones blancos. En la península de Birkenhead encontrarás muchas empresas dispuestas a llevarte a ver de forma segura a uno de los predadores marinos más grandes del planeta. Llévate tu GoPro, pero ten cuidado con el palo de selfis.

Si sumergirte en una jaula para ver grandes tiburones blancos no es suficiente para ti, puedes ir al Parque Nacional Tsitsikamma, donde tendrás muchas más oportunidades para tachar cosas de tu lista de deseos. Puedes hacer puenting desde el puente Bloukrans, el cuarto salto de puenting más alto del mundo; y después hacer kayak, buceo o ciclismo de montaña en el parque.

4. Comida y vinos de primera categoría

La Garden Route es posiblemente uno de los lugares más emblemáticos e idílicos del mundo, con unos vinos excelentes y una gastronomía excepcional. Y se accede fácilmente desde la ciudad. Hay unas vistas preciosas de la costa, lagos de postal y hermosos terrenos de cultivo; es ideal para un viaje de carretera. Aquí es donde encontrarás las mejores y más famosas regiones vinícolas de Sudáfrica, como, por ejemplo, Stellenbosch, Constantia y Paarl.

Si quieres comida de primera (en plan informal), haz una corta caminata hasta al mercado de Hout Bay en el fin de semana, te encontrarás con un bullicioso mercado con vendedores locales y ostras del tamaño de tu cabeza. Tiene infinidad de comida tradicional, como suculentas carnes cocinadas en brai (una barbacoa sudafricana), cured biltong (carne seca), pizzas cocinadas a la brasa, (más) ostras gigantescas y muchos mariscos frescos. También es una especie de meca de las compras, con joyería y piezas artesanales locales.

5. Los 5 grandes (de cerca y en persona)

El Garden Route Game Lodge es el lugar perfecto para ver a los famosos «5 grandes»: el león africano, el elefante africano, el búfalo de El Cabo, el leopardo africano, y los rinocerontes. Súbete a la parte de atrás de un Land Rover y ten a mano tus prismáticos y tus cámaras para un hermoso safari al atardecer. Los safaris al amanecer también son una maravilla, sobre todo si pasas allí la noche y aprovechas las primeras horas del día, cuando los leones y otros grandes depredadores están más activos.

¿No estás lo suficientemente cerca? La De Hoop Game Reserve es otro buen lugar para continuar con la observación de la vida salvaje. Esta reserva privada está cerca de la famosa Whale Trail; una ruta mochilera de observación de ballenas desde la costa. Todavía mejor, quédate una noche o dos en la reserva rodeado de la vida salvaje (no depredadora). Aunque ten cuidado con los babuinos.

¿Suena todo demasiado bueno para ser verdad? No lo es. No te fíes de mi palabra y vete a verlo con tus propios ojos.

Aprende inglés en Ciudad del CaboMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes