Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

10 COSAS QUE SOLO ENTIENDEN QUIEN HA VIVIDO EN AUSTRALIA

10 COSAS QUE SOLO ENTIENDEN QUIEN HA VIVIDO EN AUSTRALIA

Down Under (allá abajo). El país afortunado. Oz. No importa cómo la llames, todo el mundo conoce Australia por Sídney, el surf y la arena. Pero, ¿qué hay de aquellos que la han considerado su hogar? Desde las expresiones coloquiales abreviadas a los placeres de unas Navidades calurosas, estas son 10 cosas que solo comprenden los que han vivido Down Under.

1. SABES QUE EL TAMAÑO SÍ IMPORTA

Es bien sabido que Australia es enorme. De hecho, si se colocara sobre Europa, cubriría prácticamente todo el continente. Debido a su inmenso tamaño, hacer un viaje de carretera es logísticamente complicado, por no hablar de lo que implicaría cruzar un desierto. ¿Te apetece viajar desde Perth en la costa oeste hasta Brisbane en la este? Bueno, eso sería como conducir desde Madrid a Moscú, ¡y llevaría probablemente el mismo tiempo!

2. DOMINARÁS LAS MATEMÁTICAS DE LAS DIFERENCIAS HORARIAS

Cuando vives en Australia, llamar al extranjero requiere algo más que unos pocos cálculos matemáticos. Intenta controlar las 17 horas de diferencia entre Sídney y Seattle, o llama a Londres desde Brisbane (¡teniendo en cuenta las «solo» 10 horas de retraso!). Básicamente, si llamas al extranjero mientras vives en Australia, uno de los dos estará hablando con el pijama puesto y el otro durante la cena.

3. CONOCES LA DIFERENCIA ENTRE LOS ACENTOS AUSTRALIANO Y KIWI

Hasta que no pasan cierto tiempo en la tierra Down Under, mucha gente cree que el acento australiano es igual que el acento kiwi. Aunque es fácil confundirse al principio, unos pocos meses de inmersión en el inglés australiano hará que captes enseguida el acento de los neozelandeses, delatado por los sonidos de las vocales, su jerga y su entonación.

4. BEBES MUCHO CAFÉ

¿Café instantáneo? ¿De cafetera de goteo? ¡Fuera de aquí! Australia compite con los mejores cuando se trata de café. Desde el crecimiento repentino en la década de los cincuenta, después de que la primera máquina de expreso encontrase su hogar australiano en Melbourne, se puede encontrar muy buen café en todas las ciudades importantes, aunque para pedirlo hace falta una lección rápida de jerga cafetera: para sonar como un local, pide un flat white (expreso con leche hervida y un poco de espuma, parecido al latte), un long black (una o dos medidas de expreso echadas en agua caliente, parecido a un americano), o un short black (una medida de expreso).

5. NO BEBES FOSTER’S

Alguna ingeniosa campaña de marketing ha convencido a todo el mundo de que los australianos son inseparables de la Foster’s, no hay más que fijarse en el eslogan «Foster’s Australian for Beer» (Foster’s, cerveza en australiano). Si vives en Australia, sin embargo, te darás cuenta rápidamente de que, además de que no se ve la Foster’s por ningún lado, hay una dinámica comunidad de pequeñas cervecerías y cervezas artesanales que brotan por todo el país. Así que, ¡salud!

6. SUEÑAS CON UNA NAVIDAD CALUROSA

El día que Australia vea unas blancas Navidades será el día en que la Edad de Hielo vuelva a la tierra. Hasta ese momento catastrófico, los australianos tienen sol y gambas en vez de nieve y ponche de huevo. Justo en medio del verano, la Navidad en Oz es un asunto caliente, con excursiones a la playa, partidos de cricket en el patio, marisco, sol y Papás Noel muy sudorosos (¡vistiendo pantalones cortos y transportándose en trineos tirados por canguros!).

7. SLIP, SLOP, Y SLAP

Australia está justo debajo de un enorme agujero en la capa de ozono, lo que significa que los rayos ultravioletas son peligrosos durante todo el año. Debido a esto, las quemaduras de sol y el cáncer de piel son una amenaza continua, así que está descartado tomar el sol y se enseña a los niños australianos desde una edad temprana a que se pongan encima una camiseta (slip on a shirt), se echen encima protector solar (slop on sunscreen) y se planten encima un gorro (slap on a hat) para protegerse.

8. TUS VACACIONES EN TAILANDIA, BALI O VIETNAM

Dada la cercanía de estos países, es muy habitual (bueno, exageradamente habitual) que los aussies pasen sus vacaciones allí, llevando con ellos su acento estridente y su afición a regatear. Así que la presencia australiana en el sudeste de Asia es fuerte, sobre todo en Phuket y Bali, donde algunos días es difícil encontrar a alguien que no sea australiano. ¿A alguien le apetece una inmersión cultural?

9. PUEDE QUE NUNCA VEAS UN CANGURO O UN KOALA EN LIBERTAD

Por mucho que lo piensen los visitantes, los australianos no nacen preparados para luchar contra cocodrilos o para entrenar a canguros boxeadores. Aunque es bien cierto que Down Under hay una gran cantidad de vida salvaje exótica (incluido el animal más venenoso del mundo, la cubomedusa), no queremos tener esas adorables y estrafalarias criaturas como mascotas ni encontrárnoslas de camino al trabajo.

10. LO ABREVIARÁS TODO

Todo con tal de conseguir conversaciones más eficientes (¡o puede que por algo de pereza!). En cualquier caso, abajo en Straya –la horrible abreviatura del nombre de nuestro propio país– podrás oír arvo (afternoon/tarde), exxy (expensive/caro), avo (avocado/aguacate), cuppa (cup of tea/taza de té), choccybiccy (chocolate biscuit/galleta de chocolate), servo (service estation/estación de servicio), mozzie (mosquito), y las encantadoras tradie, postie, garbo, muso, y truckie (tradesman/comerciante, postman/cartero, garbage truck driver/conductor de camión de basura, musician/músico y truckdriver/conductor de camión)… entre muchas otras.

 

Imagen de May Wong, Flickr / Creative Commons

 

Conviértete en un ciudadano de AustraliaMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes