Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

Cómo encontrar el compañero de viajes perfecto

Cómo encontrar el compañero de viajes perfecto

Imagina esto: estás estudiando en el extranjero o acabas de mudarte a una nueva ciudad (o incluso país) para estudiar o trabajar. Te llena de entusiasmo conocer tu nuevo entorno. Un día, entre las pausas para el café, un nuevo amigo te pregunta si te gustaría que hagáis un viaje juntos; ¿pero cómo encontrar el compañero de viajes perfecto? Aunque os lleváis muy bien en clase o en la oficina, ¿cómo puedes asegurarte de que puede ser un buen compañero de viaje? Para ayudarte a tomar esta difícil decisión, echa un vistazo a nuestra lista de verificación antes de escoger tu próximo compañero para recorrer el mundo.

1. Transnochadores contra madrugadores

Imagina, tu amigo quiere conocer un club, pero tú quieres tener tus ocho horas de sueño reparador. Decidís separaros, pero a la mañana siguiente, tu amigo está todavía medio dormido y tú a punto para ponerte en marcha, parece que se ha arruinado todo el día. Para disfrutar de tu viaje al máximo, elige un compañero de viaje que tenga los mismos horarios que tú: los trasnochadores y los madrugadores no siempre combinan bien.

2. Tipos de personalidad

¿Eres del tipo enérgico, siempre en movimiento, o prefieres tomarte las cosas con calma y disfrutar relajadamente en una acogedora cafetería con vistas? A la gente con personalidad del tipo A siempre le gusta la acción, mientras que la gente del tipo B prefiere disfrutar del momento y saborear cada etapa del viaje. Ten en cuenta los tipos de personalidad cuando estés planeando un viaje.

3. Cuestión de dinero

A algunos les gusta ir de albergue en albergue y hacer picnics en vez de comer en restaurantes. Otros prefieren derrochar en hoteles de al menos tres estrellas y con servicio de habitaciones; no hay una forma correcta o incorrecta y todo se reduce a las prioridades del presupuesto. Para evitar conversaciones incómodas sobre dinero durante el viaje, es mejor averiguar todas esas cosas de antemano. Esto evitará también que os sintáis frustrados constantemente, después de todo, ¿quién quiere tener que pelearse cada día sobre si ir en taxi o un autobús?

4. Sentido del humor

Inevitablemente sufriréis contratiempos cuando estéis de viaje: podéis perder un autobús, podría llover durante días o podéis olvidaros del equipaje. Todo esto es parte de la experiencia, pero independientemente de lo que ocurra, es bueno viajar con alguien que pueda quitar importancia a esas situaciones y con quien te puedas reír.

5. Orden desordenado

¿Vas a viajar con un obseso de la organización a quien le gusta tenerlo todo planeado antes de tiempo, hasta la última comida? ¿O vas a recorrer el mundo con alguien del tipo despreocupado? Lo mejor es que vuestras personalidades no choquen, sino que se complementen cuando se trata de itinerarios (o la ausencia de ellos). Así no hay enfrentamientos y el viaje transcurre sin problemas.

6. Intereses comunes

Tienes por delante de ti un viaje de dos semanas, pero el primer día ya has empezado a quedarte sin temas de conversación. Te pasas los días siguientes estrujándote la cabeza para encontrar un tema de conversación, cualquier tema. ¡Qué pesadilla! Para evitar un viaje embarazoso en silencio, asegúrate de que tienes (al menos) un interés en común con tu compañero de viaje, da igual que sea la cestería o la fotografía.

7. Un viaje de prueba

¿Has comprobado los puntos del 1 al 6, y estáis preparados para hacer el equipaje y cabalgar juntos hacia el atardecer? ¿Qué tal hacer antes un viaje de prueba? Intentad pasar un día (al menos) juntos: podéis hacer un viaje corto a algún sitio que no conozcáis y averiguar qué pasa si tenéis que buscar en este nuevo entorno un modo de transporte, cosas para hacer o restaurantes. Este es el momento de poner todo a prueba y ver qué podéis acordar para que el viaje salga bien. Pude parecer que es organizar demasiado, pero créeme, no vale la pena arriesgarse cuando se trata de pasar tus preciadas vacaciones con alguien.

8. Actividades individuales

Puede que no encuentres enseguida EL compañero de viajes perfecto, y no pasa nada. Llevará tiempo y es un aprendizaje. Si te gustan los museos y a tu amigo le gusta practicar paracaidismo, podéis pasarlo bien de todas formas: es muy importante que cada uno haga sus planes y no ceda en todo. Ten en cuenta que viajar juntos no significa que tengáis que pasar cada minuto juntos. Planificar algunas actividades por separado, especialmente cuando se hace un viaje largo, puede relajar los ánimos y así tendréis un tema de conversación por la noche.

 

Aprende Inglés con EFMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes