Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

8 Sencillos Trucos para Hacer Frente a la Nostalgia

8 Sencillos Trucos para Hacer Frente a la Nostalgia

Nostalgia es la tristeza y la melancolía que experimentamos cuando estamos lejos de nuestra cama, nuestra familia y amigos, en otras palabras, cuando todo lo relacionado con el hogar es mejor, más barato y más divertido.

Es perfectamente normal sentir nostalgia, es un sentimiento natural que puede tener cualquiera, y que puede ser un recordatorio de las cosas que nos importan. Solo que no es especialmente divertida, por lo que hemos recopilado ocho sencillos trucos que te ayudarán a hacer frente a la nostalgia, o incluso a evitar que te preocupe en absoluto.

CELEBRA 24 HORAS DE NOSTALGIA

Sentir nostalgia es algo parecido a autocompadecerse después de una ruptura. Algunas veces simplemente necesitas sentirte deprimido y comer mucho helado durante un par de días, pero, después, tienes que seguir adelante. ¿Qué te parece si celebras un día de la nostalgia y los sacas todo de dentro de una vez? Prueba a comer alimentos de casa, escuchar música de casa, llamar a todos tus amigos, etc. y, cuando hayan pasado 24 horas, para, y vete a hacer una visita turística con ese grupo de amigos que conociste la semana pasada.

HAZ UN PROGRAMA

Mi mejor consejo para sentirse como en casa en un entorno nuevo: crea una rutina. Esto puede ser cualquier cosa, desde hacer ejercicio con regularidad a tomar café y pastas todos los domingos por la mañana. Programar algunas actividades –y ser constante con ese programa–, servirá para tengas algo que esperes con ilusión y hará que en tu nuevo entorno te sientas como en casa.

ENCUENTRA UN ESPACIO FAMILIAR

Casi tan importante como crear una rutina es encontrar un lugar «favorito», algo familiar que te ayude a sentirte como en casa: como un banco en el parque o una cafetería con acogedores sofás. En poco tiempo, los camareros sabrán cómo te gusta tu café o empezarás a ver a las mismas personas paseando a sus perros cada día.

COMBATE EL ABURRIMIENTO

El aburrimiento es un gran catalizador de la nostalgia, cuanto más tiempo tengas para pensar en tu casa, más tiempo querrás estar allí. Asegúrate de que te mantienes activo, inscribiéndote en un gimnasio, haciendo voluntariado, asistiendo a clases o apuntándote a actividades de tu escuela. Salir por ahí será también una gran manera de hacer amigos y sumergirse en la cultura local.

ESCOGE LA VIDA REAL ANTES QUE LAS REDES SOCIALES

Mantenerse en contacto nunca ha sido tan sencillo: podemos mandar mensajes, hablar e incluso vídeochatear gratis. Las fotos y vídeos nos permiten ver qué hace todo el mundo, dónde lo hace y cuándo, y puede ser difícil centrarse en otras cosas que no sean las que están pasando allá, en casa. Pero, ignorar los medios sociales puede hacernos felices: después de todo, te has ido al extranjero para conocer cosas nuevas.

CONOCE GENTE NUEVA

Cuanta más gente conozcas, más fácil te será distraerte y tener cosas que hacer. Esto es generalmente más fácil cuando estás en la escuela o viajando en grupo, entrar en una habitación donde hay personas que no conoces puede dar miedo, pero nunca se sabe qué tipo de amistades puedes encontrar fuera de tu zona de confort (y en esa sala).

HAZ (MUCHAS) FOTOS

Hacer un montón de fotos es fantástico para explorar tu nuevo hogar y, cuanto más conozcas los alrededores, más en casa te sentirás (echa un vistazo a nuestros mejores consejos sobre fotografía de viajes). Además, ver las fotos puede ayudarte a apreciar tu nuevo entorno y recordarte por qué elegiste ese destino al principio.

HAZ QUE LA GENTE VENGA A VISITARTE

Esta no es la solución más barata para luchar contra la nostalgia, pero a veces puede ayudar que tus amigos o familiares vengan a visitarte. Puedes enseñarles el lugar, y su entusiasmo por tu nuevo entorno puede resultar contagioso y recordarte la suerte que tienes de estar pasando un tiempo en (insertar ubicación).

Explora el mundo con EFMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Viajes