Lo último sobre viajes, idiomas y cultura con EF Education First
Menu

12 cosas que hacer para trabajar en el extranjero

12 cosas que hacer para trabajar en el extranjero

Trabajar en el extranjero no es solo una gran experiencia, también puede impulsar tu carrera profesional a nivel internacional y abrirte puertas en todo el mundo; pero que hacer para trabajar en el extranjero…Tus conocimientos lingüísticos y tus habilidades interculturales se dispararán, junto con todas las demás competencias sociales. En pocas palabras: si tienes la oportunidad de trabajar en el extranjero, ¡hazlo! Para ayudarte a que te prepares, hemos recopilado algunas cosas que tienes que tener en cuenta, aspectos que investigar y preguntas que debes hacerte.

1. Qué hacer para trabajar en el extranjero: infórmate de visas y permisos de trabajo

Da igual cuánto planifiques y organices, tu sueño de trabajar en el extranjero dependerá en última instancia de tu visado o permiso de trabajo. Por lo tanto, el primer paso será averiguar qué papeles necesitas para poder trabajar legalmente en otro país y qué necesitas para conseguir esos papeles. Tienes que tener en cuenta que conseguir un visado o un permiso requerirá tiempo y dinero. También tienes que saber cuánto tiempo puedes permanecer en el país con esos documentos; ¿están relacionados con el trabajo o puedes quedarte allí durante un tiempo determinado de cualquier manera?

2. Conoce el coste de vida y los salarios

La siguiente cosa importante que tienes que considerar de la lista: el dinero. Puede que no sepas con exactitud cuánto vas a cobrar al mes, pero tienes que saber la media del sector y compararlo con el costo de vida. Tendrás que averiguar cuánto dinero te quedará después de pagar los gastos mensuales (alquiler, facturas, impuestos, etc.). (Pocas cosas puedes ser tan deprimentes como vivir en un sitio increíble y no poder permitirte nada).

3. Averigúa como buscar trabajo y casa

Si te ilusiona una ciudad concreta, investiga si es difícil encontrar allí trabajo y un sitio para vivir. Busca cómo va la gente al trabajo y cómo influirá en tu presupuesto y expectativas. (Puede que todo sea más fácil si eres flexible en cuanto a la ciudad en la que vayas a trabajar, pero necesitarás de todas formas un trabajo y un techo sobre tu cabeza).

4. Considera cuánto tiempo libre tendrás

Probablemente una de las razones por las que quieras irte al extranjero es para conocer una cultura diferente, y necesitarás tener tiempo para hacerlo. Puede que no te parezca muy importante al principio, pero averigua a cuántos días libres (y por enfermedad) tendrás derecho, ya que esto puede cambiar mucho según el país. Tus planes de aventura se vendrán abajo si todo va a ser trabajo y no puedes viajar, así que asegúrate de que tendrás tiempo (y dinero) para conocer el lugar y/o viajar a tu país para visitar a tu familia de vez en cuando.

5. Empieza a crear una red de contactos

Tener una red de contactos en otro país es importantísimo. Por suerte, no te hace falta viajar para socializar y conversar con otras personas. Usa los medios sociales para conocer a otras personas de tu sector. Pedir a la gente ayuda, consejo o su opinión es una buena manera de abrir puertas, así que puedes empezar a participar en Twitter y en LinkedIn, unirte a grupos o foros y hablar con expatriados y gente del país.

6. Averigua cosas sobre el país y su cultura

Todo es maravilloso cuando se está de vacaciones. No queremos aguarte la fiesta, pero vivir en otro país puede ser algo diferente: habrá gastos, impuestos que pagar y autobuses retrasados. También puede que vivas algo más lejos de la playa de lo que habías imaginado. Vale, no estamos diciendo que todo vaya a ser peor, solo queremos que seas realista y que no juzgues tu futuro hogar como si fuera un lugar de vacaciones. Es buena idea que lo visites antes de mudarte y te preguntes si podrías vivir allí. También es buen momento para conocer empresas potenciales (aunque solo sea para crear contactos), buscar barrios y hablar con la gente del lugar sobre las situación laboral y las condiciones de vida actuales.

7. Entérate de cómo conseguir trabajo

Cada cultura tiene una forma distinta de abordar la búsqueda de trabajo, en algunas se usa un enfoque algo más formal con un montón de papeleo y en otras se prefiere la interacción personal. Descubre cómo encuentran trabajo las personas de ese lugar y determina si podrás ser capaz de encontrar algo por tu cuenta (y desde la distancia) o si tendrás que recurrir a una agencia o empresa de selección de personal.

8. Aprende a escribir CVs y cartas de presentación

Ahora que ya sabes cómo buscar trabajo, tienes que tenerlo todo listo para empezar el proceso: aprende todo sobre el diseño, contenido y formalidades que hay que tener en cuenta a la hora de redactar un currículum y una carta de presentación para ese país y sector concretos. Asegúrate de saber qué datos personales tienes que incluir y qué documentos o referencias tienes que adjuntar.

9. Infórmate sobre diplomas y certificados que pueden pedirte

Dependiendo de tus estudios, conocimientos y experiencia laboral, es posible que en tu país de acogida te pidan diplomas o certificados adicionales (de idiomas). Investiga los requisitos para el puesto y averigua cómo, dónde y cuándo puedes conseguir los documentos necesarios. (Esto significa que puede que tengas que gastar algo de tiempo y dinero en hacerte con ellos). Si necesitas un certificado de tu nivel de inglés, el test EFSET puede ser un buen punto de partida (más información sobre exámenes de inglés aquí).

10. Prepárate para vivir situaciones diferentes

Suponemos que si deseas irte a trabajar al extranjero, es en parte para conocer un lugar distinto, empezar un nuevo capítulo de tu vida y ampliar tus horizontes. Pero tenemos que mencionar esto de todas formas: tienes que prepararte mentalmente, porque es posible que sientas un choque cultural, o que eches de menos tu casa o tu país. Y te harás preguntas del tipo «Pero, ¿por qué?», para las que la única respuesta es «Porque así es como es». Nos puede pasar a todos, así que tienes que verlo como una señal de que estás madurando y convirtiéndote en una persona excepcional, y pensar en los buenos recuerdos que perdurarán toda tu vida.

11. Ten un plan B (por si a caso)

Bien, no queremos echar por tierra tus proyectos, pero para viajar por el mundo es mejor tener siempre una estrategia alternativa por si las cosas no salen según lo planeado. Por ejemplo, es bueno saber cuánto tiempo puedes permitirte económicamente y cuanto tiempo te permiten estar en un país sin tener trabajo. Dicho esto, es importante que calcules cuánto dinero tienes que tener ahorrado como fondo de reserva para tiempos difíciles.

12. Lánzate

Si no es ahora, ¿cuándo?

Prepárate para trabajar en el extranjero mejorando tus idiomasMás información

Comparte este artículo

Los últimos artículos desde Carrera