Perspectivas sobre la formación de idiomas para empresas 

¿Por qué aprender habilidades blandas y el inglés van de la mano?

Si trabajas en una corporación global, probablemente hayas vivido una experiencia similar a ésta: imagina que estás en una sala de conferencias, alguien está terminando su presentación sobre algunas de las mejores prácticas en su departamento. Después de confirmar que no hay más preguntas y agradecer a todos por su atención, exhala, se limpia la frente y dice con una sonrisa: «Por cierto, ¡esta fue la primera presentación que hice en inglés!». Los asistentes aplauden.

Los profesionales globales de alto potencial que no tienen el inglés como idioma materno probablemente hayan recibido formación por la compañía, a través de sus departamentos de Formación y Desarrollo. Lo más seguro es que hayan recibido formación en habilidades duras específicas de sus funciones o roles, enfocándose en capacidades técnicas. Y probablemente han asistido a algunos cursos para mejorar sus habilidades blandas: como dar presentaciones, redacción profesional y gestión del tiempo. Estas son habilidades transferibles que pueden usar ahora y a lo largo de sus carreras, sin importar dónde terminen. Y quizás, también hayan aprendido inglés a través del programa de formación de idiomas de tu empresa.

En el área de formación y desarrollo corporativo, a menudo hay una distinción entre estas diferentes categorías formativas. Tanto es así que existen diferentes especializaciones profesionales para roles de formación técnica en comparación con otras actividades de L&D y desarrollo de liderazgo, de lo que hay menos oferta corporativa. Y con demasiada frecuencia, las habilidades blandas transferibles se desarrollan y se imparten en programas separados, a veces desarticulados, que se enseñan en diferentes modalidades, épocas del año o a diferentes grupos.

En este mundo globalizado y acelerado, las habilidades blandas se están volviendo cada vez más críticas para las empresas y un importante diferenciador para la empleabilidad y el éxito. Y por tanto, son habilidades muy importantes para los empleados. Tanto que a menudo se consideran las habilidades del siglo XXI.

Pero, ¿cómo definimos las habilidades blandas?

Se pueden describirse como habilidades interpersonales, inteligencia emocional, habilidades de comunicación y rasgos de carácter que ayudan a establecer el tono de cómo las personas te perciben y la capacidad de interactuar efectivamente con los demás.

En el entorno laboral, las habilidades más importantes que las empresas buscan actualmente son: resolución de problemas, buenas habilidades de comunicación – en inglés, el idioma de la empresa -, gestión del tiempo, hablar en público, empatía y negociación.

Piensa en el ejemplo anterior del líder corporativo que hizo una presentación en inglés, su idioma no nativo. Sus habilidades para hacer presentaciones, la comunicación y las habilidades de inglés son vitales en este caso. Y adivina qué: todas esas habilidades son transferibles. Según la experiencia de EF durante más de 50 años de formación corporativa, las habilidades transferibles pueden y deben enseñarse junto con el inglés para que cada experiencia de aprendizaje sea relevante y significativa. Esta creencia está presente en nuestros programas de formación en idiomas para grandes corporaciones de todo el mundo.

Tus empleados corporativos no deberían estar aprendiendo frases tipo «El gato es negro»; de hecho, esa es una razón por la cual muchos programas corporativos de formación en idiomas no funcionan. En su lugar, sus empleados pueden practicar un lenguaje específico de negocios que se puede aplicar en tiempo real justo después de terminar una lección. Después de todo, un programa de formación corporativa es una inversión.

EF cuenta con más de treinta cursos de inglés especializados y un plan de estudios personalizado en todas las funciones laborales, niveles de antigüedad e industrias. De esta manera, no solo los empleados mejoran su inglés durante su programa de formación en idiomas, sino que también aprenden habilidades blandas al mismo tiempo. ¡Agregando valor y ayudando a tus equipos globales a hacer sus trabajos!

Ya sea escribiendo emails profesionales, organizando reuniones, negociando, comunicándose por teléfono o hablando en público al igual que el profesional que hizo una presentación en inglés. Estas habilidades blandas transferibles pueden hacer que formación en idiomas sea relevante y significativa para tu negocio, asegurando que tus empleados no se queden atrás.

Desarrolla las habilidades para el siglo XXI Más información

Comparte este artículo